sábado, 30 de octubre de 2010

Mineras canadienses responderán por violaciones a derechos humanos y daños ambientales de aprobarse la iniciativa C-300


México D.F., 27 de octubre de 2010 (Cencos).- El parlamento canadiense discutirá y votará hoy en el pleno la aprobación de la inicitaiva C-300 que sería fundamental para poner freno a los abusos y violaciónes de derechos humanos de las empresas mineras de ese país, como Blackfire que opera en Chicomuselo, Chiapas o New Gold que opera la Minera San Xavier en San Luis Potosi.

Esta iniciativa permitiría condicionar apoyos que el gobierno canadience da a las empresas del ramo, a que cumplan con las normatividades medioambientales y de derechos humanos de la legislación internacional.

Además, esta iniciativa es un caso excepcional en el proceso de aprobación de leyes ya que pocas veces se ve que un proyecto de ley impulsado por un solo miembro de la cámara de represantes alcance a llegar al pleno. El liberal John McKay lleva 2 años impulsando esta propuesta en solitario, describe el periodista Les Whittington del Toronto Star, pero el apoyo a la legislación proveniente de los activistas sociales y organizaciones no gubernamentales de todo el mundo ha superado en mucho las expectativas del propio McKay. "El mundo nos está observando para ver qué hará Canadá", dijo en una entrevista que recoge aquel diario.

Desde México, la comunidad de Chicomuselo junto con organizaciones civiles como la Red de Afectados por la Minería (REMA) en Chiapas, de la que era líder el defensor de derechos humanos Mariano Abarca, asesinado el 27 de noviembre de 2009, no han dejado de impulsar este tipo de avances. Recientemente, José Luis Abarca Montejo, hijo de Mariano, viajó a Ottawa y dijo que los canadienses deben de tener en cuenta que firmas como Blackfire tienen una influencia en cómo la gente en el resto del mundo ve a ese país.,"Blackfire lleva consigo el vínculo con Canadá, y la gente sabe que es una empresa canadiense".

Asimismo, la sociedad civil canadience también tiene un impulso activo en ésta y otra iniciativa de ley (Bill C-354), y una misión civil internacional, conformada por Common Frontiers, Mining Watch Canada y la United Steelworkers, visitó Chiapas en marzo pasado para conocer de los abusos de la trasnacional Blackfire que explota barita y presentó un informe.

Desde 2005 el parlamento canadience ha tenido la discusión de cómo frenar los abusos de las empresas mineras canadiences al rededor del mundo y en ese momento se llamó a establecer normas más estrictas de responsabilidad social en el extranjero. Más tarde, en 2009 se anunciaron guías voluntarias para el comportamiento empresarial de ese sector y se creó un consejo federal, pero este sólo investiga los presuntos abusos si la empresa en cuestión acepta cooperar lo cual es visto como inutil por los impulsores de la C-300.

El daño ambiental que provocan las empresas mineras de Canadá es el más detructivo del mundo. Según un estudio realizado por el Centro Canadience de Estudios de Conflictos por Recursos, terminado en octubre de 2009 por encargo de la Asociación Canadience de Análisis y Desarrollo (PDAC, por sus siglas en ingles), que representa los intereses de la industria minera canadience, y que fue filtrado al Toronto Star: “las compañias canadiences han sido el grupo que más significativamente se ha visto envuelto en incidentes desafortunados en los países en desarrollo” e indica que tiene implicaciones mucho mayores a las de las industrias mineras de paises como Australia, el Reino Unido y Estados Unidos.(Con información de Les Whittington del Toronto Star)

Publicado originalmente en:

http://remamexico.org/leer.php/9831832