domingo, 10 de junio de 2012

MINERIA EN BOLIVIA

En Bolivia, pese a la promocion del Gobierno de Evo Morales para la instalación del complejo metalúrgico, la empresa jamás obtuvo todas las facilidades exigidas al gobierno e incumplió acuerdos de inversion. ¿y la consulta a los pueblos originales?

EMPRESA INDIA JINDAL ANUNCIA SALIDA DE BOLIVIA
La firma india Jindal anunció que abandona definitivamente el desarrollo de un gran yacimiento de hierro y otros minerales en la frontera de Bolivia con Brasil, el mayor proyecto minero del presidente Evo Morales, según informaron hoy fuentes oficiales.
Jindal Steel & Power Limited (JSPL) envió una carta para rescindir su contrato de riesgo compartido para la explotación del hierro y otros minerales del cerro El Mutún, medida que había anunciado ya en mayo, tras ser multada por segunda vez en dos años por supuestos incumplimientos del acuerdo.
El ministro de Minería boliviano, Mario Virreira, confirmó a medios locales que tiene noticias de la carta pero que aún no la ha estudiado y solo la semana próxima dará una respuesta.
Se calcula que El Mutún, en el departamento oriental de Santa Cruz, limítrofe con Brasil y Paraguay, tiene unas 40.000 millones de toneladas de distintos minerales, principalmente hierro, y Jindal firmó en 2007 los contratos para explotar la mitad y montar en la región una siderúrgica.

El Gobierno de Morales, que no ha podido concretar casi ninguno de los proyectos industriales que ha anunciando desde que llegó al poder en 2006, insiste en que Jindal no hizo las inversiones prometidas, que hasta 2012 debían sumar 600 millones de dólares.

Jindal replica que sus inversiones superan ese monto y denuncia, a su vez, un "incumplimiento unilateral del Gobierno" en la entrega de tierras para operar y la provisión de gas para el complejo siderúrgico y "la ausencia de desarrollo de infraestructuras" para acceder al yacimiento.

En mayo pasado, la empresa anunció en un comunicado que estaba "evaluando los hechos suscitados para considerar su continuidad en Bolivia", tras un anuncio de Virreira sobre el cobro de una segunda garantía bancaria de la empresa por 18 millones de dólares.

"Sobre el cobro de la segunda boleta, Jindal Bolivia procederá, en el marco del contrato de riesgo compartido, a defender sus intereses en los ámbitos legales que corresponda", añadía la nota.

El Gobierno boliviano cobró en 2010 la primera garantía bancaria, también de 18 millones de dólares, y acusó a la empresa de retraso en sus inversiones para explotar El Mutún, lo que derivó en un conflicto legal entre ambas partes, aún sin solución.

Jindal calificó de "sorprendente" el segundo cobro, alegando que días antes las autoridades bolivianas habían expresado su intención de ampliar la validez de la garantía por 90 días, en los cuales se iban a ajustar algunos detalles del proyecto.

"Se cae el proyecto de El Mutún y esto es un fracaso directamente del presidente Evo Morales, ya que él fue como cinco o siete veces a la provincia a inaugurar este proyecto y resulta que después de seis años los que estamos mal somos el país", comentó a la prensa el diputado Luis Felipe Dorado, de la oposición de derecha.