lunes, 19 de diciembre de 2011

CANADA RENUNCIA AL PROTOCOLO DE KIOTO

Canadá pone en riesgo próxima Conferencia Ambiental de la ONU

Autor Jesús González Schmal

La ya nada oculta doble cara de Canadá salió a relucir en la Conferencia Ambiental de la ONU en Durban, Sudáfrica (COP17), de la semana pasada. Apenas terminaron las sesiones del esfuerzo del organismo mundial para refrendar y ampliar los compromisos contraídos, en 1997, en Kioto, Japón, que concluyen en diciembre de 2012, el ministro del Medio Ambiente de Canadá, Peter Kent, anunció su retiro de dicho acuerdo y, por lo mismo, pone en riesgo la próxima cumbre de Qatar.

La actitud de Canadá se suma a la de Estados Unidos, que en América del Norte constituyen no sólo la fuente más peligrosa de contaminación mundial, sino la resistencia más obstinada para colaborar con el resto del planeta para salvar a las nuevas generaciones. Resulta, también, así, otro agravio a México, que es su dizque socio en el Tratado de Libre Comercio (TLC) de América del Norte, que sólo es tomado en cuenta para apoyarlos en políticas norteamericanas antinarco y para entregar sus fronteras en el Acuerdo de Seguridad para América del Norte (SPAN), que, en realidad, significa no dejar pasar sudamericanos hacia el norte y dosificar a los mexicanos.

Canadá ya es reconocido, en la conciencia ecológica del globo terráqueo, como el país capaz de escenificar aquellos brutales asesinatos de miles de focas en la Ártico, donde robustos canadienses se exhiben matando, a palazos, a esos indefensos animales. También es, ya, reconocida su voracidad en América Latina, empezando por México, en donde corrompen gobiernos para conseguir concesiones de explotación minera de “tajo a cielo abierto”, mediante lo cual depredan extinguiendo flora y fauna de inmensos territorios, contaminando los mantos freáticos subterráneos, por el uso de ácido sulfúrico, y grandes cantidades de agua para lixiviar los metales extraídos. Minera San Xavier, en el Cerro de San Pedro, en San Luis Potosí, es uno de los patéticos ejemplos de ésta devastación.

Lo cierto de todo esto es que no sólo demuestra la debilidad de México frente a sus asociados, con los que tendría que interactuar en materia ecológica, según los acuerdos firmados con los países de América del Norte, sino su cobarde resignación a ser simple compañero de viaje en la ruina de la naturaleza, que sus socios practican para sostener sus liderazgos. En el fondo, lo que Canadá defiende ahora, al salirse del Tratado de Kioto, son las multas que ha acumulado por violación a infinidad de cláusulas de preservación del medio ambiente, entre las que está la de reducir la emisión de gases de invernadero que se generan en el procedimiento de producción de arenas de alquitrán, que, por lo visto, seguirán, impunemente, haciéndolo.

Estados Unidos con China y Canadá fuera de Kioto son los ejemplos más claro del cinismo ante lo que, no dudemos, será el colapso mundial próximo, por la supeditación del resguardo de la naturaleza a su poderío económico. Los tres países son, ahora, los principales protagonistas del intercambio comercial con México. ¿Qué no será digno para nuestro país el reclamar la mínima solidaridad con el mundo, condicionándoles nuestra relación económica al respeto a los acuerdos de Kioto?

Estoy cierto que la lucha por este propósito apenas empezaría, pero sería un precedente para la próxima cumbre de Qatar y México recobraría un liderazgo internacional que hemos perdido lastimosamente. Se trataría de introducir en las negociaciones climáticas un ingrediente de costo para los países depredadores (limitarles exportaciones). Esto podría ser decisivo en un futuro próximo y sentaría bases de una verdadera relación equitativa, en la que primero estarían los intereses de las nuevas generaciones y, después, la de los magnates que ya han trastocado todos los sistemas financieros mundiales y que, ahora, pretenden, todavía, acabar con el futuro de la humanidad.

Eso sí, el juez por su propia casa empieza. El abultado pasivo ecológico que dejan Fox y Calderón en el país también debe revertirse. No más convocatorias y proclamas sin sustento en el ejemplo. Debemos recuperar litorales, bosques, praderas y, sobre todo, a plazo inmediato, limpiar de basura el territorio nacional, reprocesar desechos tóxicos, agua y aire, para cumplir, desde ya, nuestra misión. La educación pública y privada debe reconducirse sobre el sentido ecológico para las nuevas generaciones.

Dejar la colaboración ecológica a la simple decisión de los países de más alta industrialización y, por lo mismo, de más contaminación, que podrán seguir burlándose del mundo sin sanción alguna, será suicida para el planeta. Es hora de la defensa de los países consumidores, que podemos obligarlos a rectificar o a dejar de comprarles sus mercaderías.

Facebook: jgs@gschmal.com Twitter: @gonzalezschmalPone Canadá en riesgo próxima Conferencia Ambiental de la ONU
http://impacto.mx/global/nota-26551/Pone_Canad_en_riesgo_prxima_Conferencia_Ambiental_de_la_ONU