miércoles, 18 de enero de 2012

ENTREVISTA CON EL FUNDADOR DEL FAO PARTE II

Si los proyectos de extracción pasan, destruirán a México. La cuarta parte del país concesionada, 88% a empresas canadienses. Esas tierras quedarán inútiles para siempre.

Entrevista con el fundador del FAO, parte II
  • Si los proyectos de extracción pasan, destruirán a México
  • La cuarta parte del país concesionada, 88% a empresas canadienses
  • Esas tierras quedarán inútiles para siempre
  • Contaminan en promedio 63 millones de litros de agua diarios
  • Corrompen curas, comisariados ejidales, presidentes municipales
  • Dividen comunidades, forman grupos de choque
  • Controlan políticamente territorios, los sustraen al orden legal
  • Fox obligó a munícipe a dar permiso a Minera San Xavier
Segunda Parte.– "Los proyectos proyectos mineros traen muy graves impactos sociales, económicos, políticos, jurídicos, la violación de los derechos humanos es escandalosa". Así lo explicó Mario Martínez Ramos, miembro fundador del Frente Amplio Opositor a la Minera San Xavier (FAO), y también fundador de la Red Mexicana de Afectados por la Minería (REMA), entrevistado en la reunión de la Sexta Asamblea Nacional de Afectados Ambientales (ANAA) en Magdalena Ocotlán, Oaxaca, el 12 de septiembre de 2011.
La experiencia, con el FAO, de años de resistencia a la agresiva minera canadiense San Xavier, y de conocer las luchas contra minas a cielo abierto en muchos otros lugares de México y en el mundo, le dan a Mario Martínez Ramos la experiencia y la autoridad para contarlo: "Uno de los trabajos, como REMA, es dar talleres sobre las minas en las comunidades, y por ello he visitado dando talleres sobre ¿qué es un proyecto minero?, ¿cómo llegan las empresas mineras?, ¿cómo convencen a la gente?, ¿qué artificios utilizan para dividir a la gente de las comunidades? y luego ¿cuáles son los impactos? y posteriormente, ¿cómo hay que luchar contra las mineras? Es el trabajo que hacemos en REMA.
El control territorial que logran las empresas mineras
Donde quiera que vamos, es lo mismo: Las mineras llegan, empiezan a cabildear con el cura, el presidente municipal y con los ejidatarios, porque es lo escencial para ellos: Si no existe el espacio, la tierra donde se va a hacer el proyecto, pues no hay proyecto. Normalmente las tierras son ejidales o comunales, o las dos cosas.
Se van sobre el comisario ejidal y lo convencen de que él, a su vez, convenza a los ejidatarios para que les renten o les vendan las tierras. Ya tienen las tierras. Ahora se van sobre el presidente municipal. Y sobre el cura, para que les controle a la población y les diga: "El proyecto es bueno, va a haber empleo", etcétera. Y al presidente municipal y al Cabildo, para los premisos principales.
Una empresa minera no puede trabajar, como quien dice es ilegal, si no tiene el permiso del cambio de uso de suelo. Cuando el uso de suelo es ejido (como en Magdalena Ocotlán, Oaxaca, donde se hizo la entrevista), es para actividades agrarias, o forestales, entonces para poder trabajar tiene que cambiarlo a uso minero. Normalmente nunca existe eso. Entonces, es el municipio el encargado de dar el cambio de uso de suelo, a través de un Programa de Desarrollo Urbano. Después del cambio de uso de suelo, deber haber ya el permiso para que utilices ya el suelo. Ya es minero, ahora déjame usarlo. El otro permiso es de construcción, y el otro de operación. Son cuatro permisos, y con uno que le falte, no puede operar la empresa minera.
Para eso la minera llega y controla todo. Normalmente, como aquí (Magdalena Ocotlán, Oaxaca) y en cualquier parte donde hay un conflicto minero, hay gente que se opone y gente que está en favor de un proyecto minero. La minera llega y ocupa a algunas gentes, las pone de veladores por ahí, cuando llega a hacer sus trabajos de exploración, y los empieza a apapachar, gente de campo, les da unas botas, un chaleco, y la gente se siente realizada. Los empieza a apoyar, normalmente son comunidades pobres, y esa gente empieza a decir: "La minera es buena, nos está dando trabajo."
La gente consciente, la que se logra concientizar de que un trabajo minero te va a ocupar por cinco... un proyecto minero tarda, máximo, quince años, porque los metales no crecen todos los días. Son recursos que se agotan en un determinado momento, dependiendo de la cantidad que haya. La minera se va y ahí deja todo. En este caso, concientizar a la gente es lo principal, desde un principio, desde que va a llegar la minera.
La división y confrontación de las comunidades por la empresa minera
Decirle: "Mira, la minera va a llegar así. Va a empezar a corromper al presidente municipal, va a empezar a corromper al comisariado ejidal, va a corromper al cura, va a dividir a la gente". Hay que tenerla preparada: "Te va a dividir, porque te va a prometer escuela, que te va a pavimentar la carretera, que te va a regalar una computadora para la escuela, que te va a dar para una pequeña clínica, etcétera, pero a cambio de las salud de los tuyos, de tus hijos y de los hijos de tus hijos.
"Cuando se vaya, tus tierras van a quedar devastadas, ¿de qué vas a trabajar? No vas a vivir de la minería, nunca vas a pasar de ser un obrero común y corriente." Prueba de ello es que todos los pueblos que conocemos como centros mineros, desde la época de la Colonia, son pueblos pobrísimos. Porque se acaban las vetas, se va la empresa minera, abandona el lugar. La gente se queda sin empleo.
Esa es la primera actividad que se debe hacer. Como lo estamos haciendo en Real de Catorce, un mineral en San Luis Potosí que tuvo también actividad desde la época de la Colonia, es un nuevo proyecto, posterior al Cerro de San Pedro, y también llegó una empresa canadiense llamada Majestic.
Es un Pueblo Mágico, además, hay también algunos decretos de protección para algunas zonas, y el proyecto agarra parte de la zona decretada.
Ahí estamos aplicando todas las experiencias del Cerro de San Pedro. Si en el Cerro de San Pedro hubiéramos tenido la capacidad y el reconocimiento que tenemos ahora, no hubiera entrado la minera. Pero no había quién nos dijera: "Mira, las mineras son así, pasa esto y esto". Fuimos aprendiendo a caídas y levantadas. Y cuando acordamos, la minera ya la teníamos ahí dentro.
Le ganamos desde 2004, antes de que empezara a tumbar. Y ese es otro problema, el social y político, pero aquí ya estamos preparando a la gente. "Mira: Va a pasar esto y esto. Cuida al presidente, cuida al comisariado ejidal, porque los van a corromper, les van a prometer eso y lo otro." Ya estamos preparándolos. Aquí más vale prevenir que lamentar. Puedes correr una minera, antes de entrar la puedes topar. Y cuando la tenemos, como en el caso de San Pedro, adentro, sí la vamos a echar fuera, pero ya es un esfuerzo, un sacrificio, como aquí (Oaxaca): catorce años de lucha.
Desde el punto de vista social, llegan y dividen a la población. La enfrentan, normalmente hay muertos, como los hubo en San Pedro, como ya los hubo aquí (Magdalena Ocotlán). Allá también un presidente municipal fue asesinado, un testigo fue asesinado. Ha habido golpeados, tenemos una persona que tuvo que pedir asilo en Canadá y está por allá. Muchos hemos sido agredidos y amenazados de muerte por grupos de choque.
La empresa llega y hace un estudio de la conducta de la población. Y de ahí saca, cuáles son las personas con menos escrúpulos, y a éstas las ocupa: "Ven te doy trabajo". Y las entrena. Allá llevaron al Cerro de San Pedro a un ex combatiente de Irak a entrenar al grupo de choque. Ahí estuvo dos meses entrenándolos.
Primero escogen a la gente, hombres y mujeres, los ocupa como obreros, ahí los pone a no hacer nada. Les paga bien, y luego ya los mete a entrenar, los entrena y andan armados. Toman las empresas el control político: Ellos pagan elecciones, escogen candidato a presidente municipal. Incluso utilizan sus vehículos para asuntos electorales. Tuvimos la oportunidad de ver todo ese tipo de cosas. Ponen sus presidentes municipales, entran a las asambleas de Cabildo y ellos deciden las asambleas de Cabildo. Así.
La parte política es grave. El desmembramiento del tejido social es evidente, dentro de las comunidades. El problema es tan grave que poca gente le da la importancia. Yo estoy luchando con compañeros, y sí, saben que el problema es grave. Pero es más grave de lo que mucha gente cree.
La cuarta parte de México sería destruida si proyectos mineros avanzan
En su estudio de impacto ambiental, las empresas dicen: Los suelos quedarán incapacitados para cualquier actividad productiva. Serán impactos irreversibles y permanentes. Esas tierras jamás volverán a ser útiles para nada. En México, las estadísticas hablan de que el 25% de nuestro país está concesionado a empresas mineras. ¿Qué va a pasar? La cuarta parte de nuestro país, hay 732 proyectos mineros en San Luis Potosí, más de 25 mil concesiones mineras y las tienen acaparadas 732 proyectos mineros. El 88% canadienses. Si todos esos proyectos, que algunos están en procesos de exploración, otros arreglando tierras, papeles. Pero si se llegaran a concretar, estamos hablando de que la cuarta parte de nuestro país, hasta ahorita, quedaría incapacitada de por vida para cualquier proyecto productivo, la cuarta parte de nuestro país, la contaminación de los ríos, lagos, acuíferos. Quedarían incapacitadas millones de gentes por enfermedades producto de la contaminación del agua, de la atmósfera, enfermedades irreversibles, cánceres y ese tipo de cosas.
Imagínate, la magnitud de la minería hoy en México. No es amarillismo ni exageración, decir que en nuestro país, si permitimos que la minería se establezca, así como viene arrasando: Está en peligro de extinción nuestro país. En serio.
¿Cuánta agua contamina y desperdicia una minera diariamente?
Imagínate cuando se contaminen los acuíferos, por ejemplo, aquí en Oaxaca. En la actualidad hay como unas 600 concesiones mineras, hay unos 60 proyectos mineros nada más aquí en Oaxaca: La contaminación de los ríos, los acuíferos, las tierras, la atmósfera, ¿qué va a pasar?

Estaba leyendo un artículo de la FAO, la de las Naciones Unidas, quien hizo una investigación y dice que en la actualidad el agua apta para consumo humanos es del orden del 0.7% y que va disminuyendo por el mal uso que se le da. Está hablando a nivel mundial, pero no dice quién le da el mal uso.
Normalmente te dicen: Cuando te enjabones ciérrale a la regadera. Pero ¿cuánta agua creen ustedes que contamina una empresa minera diariamente? En San Luis Potosí tenemos dos proyectos. La empresa declara que utiliza 32 millones de litros diarios para mezclarla con cianuro de sodio. Ese agua jamás volverá a ser potable, jamás. Treinta y dos millones de litros diarios. Dice que se recicla, que no es cierto, pero vamos a decir que sí. Entonces son 32 millones diarios que ya quedan incapacitados, jamás servirán para nada.
Adelante tenemos al Mazapil, Zacatecas , allí está la GoldCorp (bajo el nombre de "Complejo Minero Peñasquito"), también canadiense, y utiliza noventa y cuatro millones de litros de agua diarios, y utiliza cuarenta y tantas toneladas de cianuro diariamente. Y hacen la misma mezcla.
Si sumamos noventa y cuatro millones más treinta y dos, son ciento veintiséis millones de litros de agua diarios, nada más en dos empresas mineras.
Sacamos un promedio por proyecto minero, estamos hablando de sesenta y tres millones por proyecto. Imagínate si trajeran cien proyectos diarios, que hay 730 por trabajar. Ponle en cien, de a 63 millones por proyecto, serían seiscientos treinta millones de litros de agua diarios los que contaminan, los suficientes para darle agua limpia, cien litros diarios, a seiscientas treinta mil gentes. Cuando en tiempos de estiaje en zonas como la nuestra, que son semidesérticas, el año pasado (2010), la Comisión Estatal del Agua dijo que se quedaron sin servicio de agua potable más de 220 mil gentes en la ciudad se San Luis.
Las empresas contaminan lo que podrían utilizar ciento cincuenta mil gentes diariamente. Si se realizan todos los proyectos mineros que hay para México y sumamos lo que hay en Centro y Sudamérica, que está atascada de mineras, son billones de litros diarios de agua los que contaminan las empresas mineras. Dice la la FAO (de la ONU) que para el 2025 sólo una de cada tres personas vamos a tener acceso al agua potable. El problema de las mineras es gravísimo por donde quiera que lo veas. No es nada más la parte ambiental, es la parte social, la parte económica, imagina cuando la cuarta parte de las tierras del país dejen de producir, si de por sí... imagina lo que va a pasar.
Destruyen el cuerpo político por la corrupción
En el Cerro de San Pedro estaba despegando apenas un proyecto turístico, porque es zona de monumentos históricos, pero llega la empresa minera y al hotel que estaban construyendo, empresarios pequeños, le dijo: –Te compro tu obra negra. –No la vendo. –¿Cuánto le has metido? Mandó quien cabildeara. El cuate dijo: –Dame dos millones. – Te doy seis ahorita... Negociazo. Es un decir, puede haber sido menos o más, pero el cuate agarra el dinero y para el despegue un proyecto turístico para el Cerro de San Pedro.
Acaba con la obra más grande e inmediatamente anuncia la minera, por los medios. Porque tiene el control de los medios cerrado, cerradísimo: Los medios nada más te dicen lo que la minera dice. No lo que tú digas, Empieza a anunciar que el proyecto del Cerro de San Pedro está por iniciarse. Los que están invirtiendo en restaurantes, cabañas, dijeron: – ¿Para qué le meto más? Así paró todo el proyecto minero. En la actualidad, ponle que haya empezado hace diez años, hubiera ahí miles de empleos limpios, sin contaminación, sin problemas sociales, con empleos perennes, no temporales como las mineras. Hubiera sido una economía más sustentable.
Por donde le busques, el problema de la minería impacta en todos los aspectos. En lo político, de esa cuarta parte del país, el gobierno pierde el control político, ellos imponen presidentes municipales, gobernadores.
En el Cerro de San Pedro, había un presidente municipal que no da los permisos, a los siete meses fue Vicente Fox y le dijo personalmente: – Das el permiso o te va a ir mal. Eso fue un jueves, el viernes cita a reunión de Cabildo, el presidente municipal, y tenemos un video, lo presentamos como prueba en un juzgado de que el permiso fue dado con amenazas. Les dice casi llorando: –Tenemos que dar el permiso, ¿no les importa mi vida? Estoy amenazado de muerte. Me amenazó Vicente Fox, me amenazó el gobernador, me amenazó la Minera San Xavier, no podemos con ellos, háganlo por mi vida. Casi llorando, un muchacho de 22 años. Imagínate el control.
En la próxima entrega, cómo el Frente Amplio Opositor ganó siempre en lo jurídico pero siempre la minera canadiense San Xavier trabajó contra toda ley, abusando de las suspensiones provisionales por amparos solicitados una y otra vez.